+34 91 510 34 00 miércoles, 8 de diciembre de 2021

Lijó y Ruiz desafían a los favoritos en la final del Campeonato de España de Pádel


El coruñés y el granadino derrotaron con mucha autoridad a Allemandi y Nieto y disputarán el título a los cabezas de serie número 1, Javi Garrido y Martín Di Nenno.



El cuadro masculino del XXXVII Campeonato de España de Pádel ya tiene final.

La pareja uno, Javi Garrido y Martín Di Nenno, al fin pudo completar un encuentro (tras la retirada por lesión de sus rivales en los dos anteriores) y lo hizo para ganarse el derecho a pelear por el título.

Al otro lado de la red estarán Pablo Lijó y Javi Ruiz que, sin ceder ni un set en todo el torneo, llegan lanzados tras una formidable exhibición en semifinales.  

 

Garrido y Di Nenno completan su pase

La primera semifinal masculina del XXXVII Campeonato de España de Pádel fue un partido intenso de primeras en el que las dos parejas trataron de gobernar el juego. La explosividad de Javi Garrido y la inteligencia de Di Nenno confrontó con la fiabilidad de Miguel Semmler y la consistencia de Sergio Alba.

El equilibrio entre ambas parejas se mantuvo hasta el octavo juego. El joven jugador cordobés dio un paso al frente y lideró la ofensiva que fulminó el servicio de Alba (5-3). La brecha fue suficiente para que los favoritos se anotaran el primer parcial (6-3).

En el segundo acto, Garrido y un Di Nenno, algo menos acertado que en otras ocasiones, golpearon pronto. El saque de Alba saltó por los aires en el tercer juego. Él y Semmler tuvieron la opción de cerrarlo pero no lo consiguieron. Sus rivales, en cambio, sí (2-1).

La brecha volvió a situar a Semmler y Alba a remolque, y fue a peor cuando en el qunito juego la dupla hispano-argentina repitió la afrenta desde el resto lo que les situó a un palmo de la victoria (5-1).

Reaccionaron el madrileño y el de Guadalajara con raza, recuperaron uno de los dos quiebres y se aproximaron en el marcador (5-4) pero no les alcanzó para, desde el resto, nivelar la contienda.

Di Nenno y un formidable Javi Garrido cerraron el triunfo (6-4).

 

Ruiz y Lijó despiden al anfitrión

La exhibición que Coki Nieto había protagonizado en la jornada de cuartos y la expectativa de ver en la final al único superviviente local en la competición propició un magnífico ambiente en las gradas del Wizink Center.

Pablo Lijó y Javi Ruiz, sin embargo, apagaron tanta ilusión con una actuación soberbia que hizo descarrilar al madrileño y a su compañero Adrián Allemandi.

El gallego y el andaluz acudían a este Campeonato de España de Pádel con el propósito de probarse juntos. La reciente lesión que ha sufrido el granadino en su gemelo y el hecho de que tuviera que cambiar a la derecha no invitaban a un pronóstico optimista. Ambos se ha encargado de despejar cualquier duda con un nivel de juego insospechado en una dupla de nuevo cuño.

En la semifinal, ante Allemandi y Nieto, protagonistas de un recital en cuartos, la pareja española exhibió una consistencia granítica que hizo añicos el despliegue de sus rivales.

Un parcial inicial de 4-0 advirtió al público de que no sería una tarde fácil para el anfitrión y su compañero.

Sobre la moqueta, Coki era un espectro en relación al jugador omnipotente del día anterior; tampoco en Tito Allemandi había rastro de su habitual fiabilidad. 

Enfrente, Ruiz y Lijó intercambiaban sus posiciones durante el saque y manejaban el juego a su antojo. En este sentido, el granadino asumió un desgaste notable y funcionó como un metrónomo. A su lado, el ribeirense encontró pista para el despegue con mucha frecuencia.

Una tímida reacción de Nieto y Allemandi no fue suficiente para discutir el primer set (6-3).

El segundo parcial no cambió el guión. Con las riendas bien firmes, Ruiz y Lijó firmaron dos roturas que les dejó rumbo a la victoria (6-2).



Noticias Relacionadas


Comunicado FEP: XXXVII Campeonato de España de Pádel

Comunicado FEP: XXXVII Campeonato de España de Pádel

La FEP rechaza las afirmaciones sobre la falta de equidad en el Campeonato de España de Pádel y exige el cese de las presiones desproporcionadas y advertencias intimidantes a las jugadoras que han decidido disputar la competición.